BLOG

EL VERDADERO DESPERTAR DE CHILE

Ya superada la etapa del plebiscito de entrada, por fin los políticos, gobernantes, empresarios, comunicadores, orientadores, asesores, terapeutas e intelectuales, tienen la gran oportunidad de decir la verdad.
Vienen más quiebras de pymes, más cierres de negocios familiares, sobre todo de restaurantes, cafés, hoteles, centros de turismo y nichos de entretenimiento y cultura como casinos, hípica, rodeos, cines, circos, museos, zoológicos, teatros, conciertos, centros deportivos, piscinas, salones de baile, salas de eventos, etc.
Todo esto se pondrá peor si continuamos con la crisis de los commodities, los que son de mucho peso en la economía de Chile.
Los políticos por fin ya no van a tener que decir cosas que la "gente desea escuchar", para lograr sus propósitos y podrán decir la verdad: somos más pobres que hace un año, estamos más desiguales que hace un año, y el país se endeudó a más no poder sin contar la deuda que arrastra.
La actual generación sub-35 y la siguiente generación, que hoy son niños, tendrán que pagar todos los costos, tanto de de la pandemia como de la crisis social.
Olvídense del Estado de Bienestar pues va a haber muy poco para repartir diga lo que diga cualquier Constitución Política.
Felizmente la igualdad llegará más rápido de lo que muchos creen porque habrá mucha más gente igual, o sea pobre.
Los grandes empresarios, los líderes de grupos económicos relevantes, si se sienten hostigados, si sienten que su intereses están en riesgo, se van a ir del país hacia nuevos mercados, más seguros, rentables y confiables.
No es que los vayan a buscar en ese momento, ya los tienen elegidos y evaluados.
No me pongan esa cara porque si ustedes fueran grandes empresarios(as) harían lo mismo
Y olvídense de una vacuna efectiva en el corto plazo, no la habrá antes de dos años.
Ni se imaginen que cuando esta exista va a llegar la tranquilidad y la salud, sino más deudas, más crisis política, más caos y más frustración.
Y no es que yo desee esto o me guste.
La única posibilidad de que esto pueda cambiar para mejor sólo estaría en que renunciemos a la polarización política y busquemos soluciones consensuadas.
Sólo la renuncia a las verdades parciales y la búsqueda de una convivencia genuina nos salvarán.
En este mundo contagiado por las ideologías, el egoísmo y el poder, con una apocalíptica crisis transversal de confianzas y de valores, no veo que esta transformación energética sea posible en el corto plazo.
Quizás sólo se daría si caemos en una debacle aún mayor.
Como no soy candidato a nada les puedo decir la verdad.
Y todo esto es mi versión positiva.
La versión negativa comienza con más violencia en las calles y -en el ámbito militar- al menos con ruido de sables. Y continúa con algún crimen político de cualquier lado.
Y los que creen que estoy exagerando sigan de largo pues esta es una versión post plebiscito, porque son "variables país".
Ahora, si ustedes prefieren el discurso barato antes que la verdad dura, o si siguen aferrados a "su" estupenda visión política, no me hagan caso y sigan con sus ilusiones.
No hay antídoto contra el poder de la ilusión.

Dejar un comentario