BLOG

LAS OTRAS VERDADES DE LA CRISIS DE LA ARAUCANÍA.

Está cada día más claro que el mundo controlador y totalitario de Orwell, no sólo ya está aquí sino que la lección fue aprendida y está siendo practicada, no por un "Gran Hermano" en la cúspide de la pirámide necesariasino desde las redes sociales y desde las calles por grupos nihilistas, antisistema y otros muy bien camuflados, que machacan día tras día la misma letanía esperando que gente "justiciera", "solidaria" o "buena", la siga repitiendo.

Una de las áreas donde más se ha mentido es sobre la supuesta épica lucha del sufrido pueblo mapuche contra el invasor chileno.

Por cierto este aserto tiene su parte de verdad. Y no poca.

Pero se nos cuenta la historia sólo en blanco y negro, sin matices.

Al igual que en la Guerra de la Independencia, donde no hubo un enfrentamiento entre "criollos" y "realistas", sino que los bandos tenían componentes de ambas partes configurándose una verdadera guerra civil, en la Araucanía existen varios movimientos y procesos paralelos configurándose un cuadro muchísimo más complejo que el de una mera lucha histórica entre mapuches y chilenos. O de mapuches con madereras o el Estado.

Sepan ustedes de una vez que la gran mayoría de mapuches de la Araucanía, en verdad la mayoría mestizos, son pacíficos, no están en guerra con nadie y son amenazados constantemente por pequeños grupos terroristas organizados y militarizados donde algunos de sus componentes ni siquiera son mapuches y ni siquiera son mestizos ni han nacido en la zona.

La mayoría del pueblo mapuche que vive en la zona, ya que el 50% vive en Santiago principalmente, es víctima de estos grupos junto con los chilenos.

La fuente de mis notas no son sitios web ideológizados, ni memes que vi, ni "conversaciones que escuché".

No sólo viví en Angol sino que conozco toda la zona y he conversado con muchas personas que viven en la región por años.

Estoy casi seguro que la gran mayoría que "apoya la causa", ni siquiera ha estado en el lugar y nunca ha conversado con un mapuche o un chileno que viva allá.

Imagine usted que es chileno y nació en Collipulli, en Traiguén, en Ercilla o en Quidico, y que en el lugar donde vive, propiedad familiar, también nacieron sus padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos.

En este lugar donde vive con su familia y que obtuvo como herencia, usted cría animales y tiene sembradíos que son su fuente de subsistencia.

Pues bien una noche cualquiera siente ruidos y balazos y un lastimero aullido de los perros.

Sale y ve a un grupo de encapuchados riéndose por haberle disparado a sus perros los cuales yacen muertos o están agonizando.

Y en medio de un griterío feroz un emisario le dice que le tiene que entregar tantos animales si no desea que le quemen su casa.

(Testimonio de chileno dueño de tierras en Collipulli).

Imagine por un instante esta escena y comenzará a comprender lo que sucede en la Araucanía.

Imagine ahora que usted se reconoce de etnia mapuche y vive en Purén, en Curacautín, en Vilcún, en Nacimiento, en Melipeuco o en Icalma.

Tiene un apellido mapuche y el otro español. También puede que tenga los dos apellidos mapuches o los dos españoles.

En el lugar donde nació, también nacieron sus padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos.

Muchas de aquellos matrimonios además fueron entre mapuches con chilenos.

Pues bien usted tiene un buen pasar junto con su familia trabajando por muchos años en una maderera de la zona.

Y he aquí que un día dirigiéndose a su trabajo el camino está bloqueado y es interceptado por un grupo de encapuchados.

Estos no sólo le insultan y le escupen sino que le gritan "vendido", "traidor", "esclavo", "yanacona".

Y le dicen a gritos que si sigue trabajando para los wuincas le van a quemar su casa.

Y no sólo eso, sus hijos son amenazados e insultados y sus perros son envenenados.

(Testimonio de trabajador mapuche en Purén).

¿Muy crudo?

¿Muy fuerte?

¿Usted desea saber la verdad o no?

Recuerde que cada día algún trabajador chileno o mapuche es insultado, amenazado o la máquina que maneja es incendiada.

Recuerde que en Vilcún el matrimonio de ancianos Luchsinger-Mackay, que había vivido toda su vida en el lugar y en sus tierras, fue quemado vivo.

Y el asesino es Celestino Córdova.

Dejar un comentario